jueves, 17 de mayo de 2018

Revuelto de collejas con ajo y queso

Un revuelto de Collejas  (Silene Vulgaris), es una delicia de la naturaleza, que tuve para la cena pasada.
Me encanta pasear por el bosque o los caminos de los que me rodeo los fines de semana, una manera de respirar aire puro y salir de la rutina diaria y de la ciudad.
Llevaba tiempo tratando de descubrir esta planta comestible, que amigas y conocidas me hablaban de ella, y mira por donde de la manera más casual, la encontré.
Cogí unas ramitas, tiene unas flores blancas muy bonitas, me puse a investigar si era la que yo buscaba; y por supuesto que lo era, estaba harta de verla. Así que ya cogí para enseñarla a mi hermano Manolo, que como digo yo cariñosamente "somos los descubridores de las plantas" porque a menudo encontramos más plantas comestibles que crecen silvestres a nuestro alrededor o bien en los huertos, (que pondré en breve en el blog). 



Ingredientes para 2 pax:
3 huevos
Un buen manojo de collejas
2 dientes de ajo
2 lonchas de queso semicurado
Pimienta molida
Aceite de oliva
Sal



Elaboración:
Lavar las collejas y dejar escurrir bien.
Poner en una cazuela agua a hervir, añadir las collejas y cocer 5 minutos.
Retirar y escurrir.












Coger un bol, añadir los huevos, batir, salpimentar al gusto. Reservar.
Pelar y picar muy fino los ajos.
Cortar el queso en trocitos.
Poner en una sartén un poco de aceite a calentar, cuando esté, añadir los ajos que cojan un poco de color, seguidamente incorporar los huevos batidos y el queso, remover con una cuchara de madera, para que vaya cuajando, hasta que el revuelto quede a nuestro gusto.
Servir seguidamente.










Observaciones:
Con las Collejas escaldadas o hervidas, se puede preparar tortillas, revueltos, buñuelos, sopas o en guisos.
En crudo es deliciosa en ensalada, pero se recomienda que se consuma con moderación por contener saponinas, que aunque es beneficiosa para la salud, no se debe abusar de ellas.




Un revuelto la mar de rico y fácil, para comer o cenar. Y una planta tan común que tenemos en nuestros alrededores.

2 comentarios:

  1. Muy interesante lo de las collejas. Recuerdo haberlas comido de niño montones de veces pero nunca las he sabido encontrar. Mi madre hacia un arroz caldoso con collejas que me encantaba. Ese revuelto tiene que estar estupendo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. No he probado nunca las collejas...si las veo por el mercado pienso probarlo...me pica la curiosidad. bs

    https://directoalamesa.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Gracias por visitarnos y dedicarnos parte de tu tiempo con tus comentarios, nos encantaría saber tu opinión.