domingo, 4 de febrero de 2018

Estofado de ternera a la jardinera con rovellones (níscalos)

En estos días fríos, este tipo de estofados me gustan mucho, es un plato único que apetecen bien caliente. Y acompañado con pan, para mojar en la salsa y un buen vino tinto, se lleva mejor este tiempo. ¿No os parece?





Ingredientes para 4 a 6 pax:
1 kg de carne para guisar, morcillo, jarrete, aguja, aleta...
2 cebolla.
2 dientes de ajo.
1 pimiento verde.
3 zanahorias.
1/2 litro de caldo o agua.
400 g de rovellones (níscalos).
300 g de guisantes congelados.
1/2 vaso de vino blanco seco.
200 g de tomate triturado.
1 ramita de tomillo.
2 hojas de laurel.
Aceite de oliva virgen.
Pimienta molida.
Sal.

Elaboración:
Pelar y picar la cebolla, el pimiento verde y el ajo en trocitos (Mirepoix).
Raspar las zanahorias y cortar en rodajas irregulares.

Echar 4 cucharadas de aceite en una cazuela, y poner a calentar a fuego medio.
Salpimentar la carne, cortada en trozos más bien grandes, añadir a la cazuela cuando el aceite esté caliente y dorar, mover para dar la vuelta, para que se haga por todos los lados. Así marcada, quedará la carne más tierna.


Antes que se haga la carne por completo, cuando ha cogido color, añadir a la cazuela la cebolla y la zanahoria, dejar cocinar a fuego medio, hasta que la cebolla se vea tierna.
Remover y agregar el tomate triturado, mezclar y incorporar el vino blanco, remover y dejar cocinar  cinco minutos para evaporar el alcohol. Seguidamente, agregar el caldo o agua, el tomillo,el laurel, subir el fuego hasta que hierva, cuando empiece a hervir, tapar la cazuela y bajar el fuego. Cocer durante una hora o hora y media, removiendo de vez en cuando, si se ve que queda seco, añadir un poco de caldo o agua. 
En la ultima media hora, mirar si la carne está tierna, destapar la cazuela y añadir los guisantes, los rovellones, remover y dejar cocinar destapado.
Antes de servir, retirar las hojas de laurel y la ramita de tomillo.
Este guiso, está mucho mejor reposado y de un día para otro. Pero a la hora de servir, ha de estar bien caliente.
Observaciones:
Los rovellones que utilicé son de lata.
Los guisantes son congelados.
Se puede congelar.
El vino puede ser tinto, si gusta.
Se le puede añadir patatas chascadas, que lo harán más espeso. Pero retirar las patatas al congelar.




Un buen estofado, muy sabroso. ¡Ya veís que buen plato salió!
Espero cocinillas que os guste mi sugerencia de hoy.

5 comentarios:

  1. Buenos días, a mi es un plato que me encanta y suelo preparar, ya que es toda una delicia. Además los níscalos así preparados le aportan un gran sabor al estofado. Un saludo

    http://directoalamesa.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Me encanta este guiso!!! sobre todo con níscalos recién cogidos del bosque, lástima que este año por aquí no hemos cogido ni uno.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Los níscalos son delicioso, aportan a todos los platos un sabor muy característico y especial. Un palto perfecto!!un beso

    ResponderEliminar
  4. Los guisados de ternera me gustan muchísimo, tal como nos propones y utilizando los rovellones queda de auténtico restaurante de lujo. Besos.

    ResponderEliminar

Gracias por visitarnos y dedicarnos parte de tu tiempo con tus comentarios, nos encantaría saber tu opinión.