miércoles, 20 de marzo de 2013

Calçots con salsa Romesco al horno


Tenemos todavía calçots en nuestras fruterías y mercados, temporada que comienza entre Noviembre y suele terminar finales de Marzo a principios de Abril.
Los calçots para los que los desconozcan: son unas cebollas tiernas y dulces, y se les llama así por que conforme van creciendo, la parte tierna se calza dentro de la tierra. Originarias de Valls, (Tarragona)  y que celebran sus populares degustaciones de Calçotadas de finales de Enero a Febrero, en todos los restaurantes de la zona  Aunque normalmente ya se pueden encontrar las calçotas en todos los buenos restaurantes de muchas otras poblaciones.

Son cocinados en leña y colocados sobre una teja y se mojan en salsa Romesco.  La manera de comerlos es toda una tradición y la gracia que tiene de colocar un gran babero, ya que se cogen por las hojas verdes, que están quemadas de las brasas, y se mojan en la salsa Romesco, sin utilizar cubiertos, con lo cual terminas con unos dedos muy sucios. 
Claro que al horno, me evito de ensuciarme y me quito el deseo de poderlos degustar, aunque sea de esta manera.
A la hora de asar los pimientos para la salsa , hice de más para luego preparar salsa de pimientos con reducción de Pedro Ximenez y guardar en la nevera.

La receta de la salsa Romesco es de mi hermana, que hace muchos años que me la dio y conservo tal como la escribió.






Calçots:
Ingredientes para 2 personas:
1 manojo de calçots (25 unidades).
Aceite de oliva.



Salsa Romesco:
4 pimientos ñoras.
Un trozo de guindilla.
2 tomates rojos y asados.
1 pimiento rojo y asado.
1 cabeza de ajos.
100 gr. de almendras tostadas y peladas.
1 tostada de pan.
Un poco de vinagre o también puede ser vino blanco seco, o cogñac.
Aceite de oliva, pimienta negra o roja y sal.

Preparación de los calçots:
Cortar un poco las hojas verdes, quitar las primeras capas de las partes blancas por la tierra, lavar bien y poner sobre papel de cocina para quitar el exceso de agua.
Poner en remojo las ñoras cortadas y sin pepitas, mínimo 1/2 hora, yo la tuve 1 hora larga.
Precalentar el horno a 200º.












Asar los pimientos y los tomates al horno con un chorrito de aceite
En una bandeja aconsejo colocar papel de aluminio para no manchar mucho la misma con los calçots. 
Colocar los calçots y tirar por encima de ellos un fino chorrito de aceite de oliva. 
Poner la bandeja 15 minutos a 200º abrir y rápidamente dar la vuelta y otros 20 minutos más vigilando que no se quemen.
Sacarlos a continuación y ponerlos sobre papel de periódico y envolver para conservar el calor, si se hacen varias tandas.


Preparación de la salsa Romesco:
Coger los tomates y pimientos asados juntamente con el pan y hacer un puré.
Pelar los ajos y junto con las almendras machacar en el mortero, a continuación agregar al mortero el trozo de guindilla y la carne de las ñoras.
Mezclar todos los ingredientes y machacar en el mortero o bien pasarlo por la batidora.

La receta de Romesco de mi hermana

Se puede acompañar de una parrillada de carne, butifarras... y sobre todo con un buen vino tinto del país.

Fotos del blog nihonmonamour.com/






Podéis encontrar  información más amplia sobre esta fiesta en Internet.

Y como escribió en la receta mi hermana:
"Disfruten de una típica calçota, cocinillas,  aunque esta sea al horno".





27 comentarios:

  1. Tienen que ser muy ricos, yo nunca los probé............un bico

    ResponderEliminar
  2. Que buenos y con su salsa :)
    Un saludito

    ResponderEliminar
  3. Adoro los calsots me chiflan y pocas veces los tomo, un buen amigo catalán del blog "menjá de bacallá"; jhosep, me los manda de vez en cuando y gracias a él los tomo, en Galicia son imposibles de conseguir y por internet caros caros.
    Así que volveré a llamar a jhosep y que me mande unos cuantos mas!
    Que suerte tienes de tenerlos tan a mano

    ResponderEliminar
  4. Que buenos están y con la salsa Ummm
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Que ricos por favor y bien sencillos que son , pero y lo buenos que estan, me cojo tu receta de romesco!

    Besos

    ResponderEliminar
  6. se ven buenisimos y la salsa de muerte! que rico!

    ResponderEliminar
  7. ¡¡¡como me gustan los calçots!!! lástima que la temporada sea tan corta.

    ResponderEliminar
  8. què bo, la calçotada amb romescu, mai ho he fet al forn, boníssim, bsts

    ResponderEliminar
  9. Pues me encanta la idea de hacerlos al horno, porque lo que me "echa para atrás" de los calçots es lo guarrísimo que te pones al comerlos, jajaja. Así, al horno, resultan más limpios, e igual de deliciosos.
    Un besote, guapa.

    ResponderEliminar
  10. Tengo ganas de probar los calçots, viendo éstos tuyos aun más, menuda pínta! con esa salsa romesco de tu hermana, debian estar bien ricos!
    Me ha encantado la primera foto.
    GRACIAS por tus palabras y mi mejor sonrisa para tí tambien, junto con mis:
    Besitosss.

    ResponderEliminar
  11. Nunca los he probado pero tienen que estar muy ricos. Un beso :)

    ResponderEliminar
  12. Hola, nunca los he probado, los veo en varios blogs y gracias a ello, se lo que son porque, antes los desconocía
    Me encanta la salsa romesco, queda genial, tienen que quedar unos calcots riquísimos
    Un saludito
    PD:¿Como va lo de imprimir?

    ResponderEliminar
  13. Desde luego el aspecto es impresionante, me encanta la receta.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  14. vale, estoy viendo calçots por muchos lados y me estan entrandonas ganas tremendas de comerlos! on estiguin uns bons calçots... mmm!

    la verdad es que nunca había probado de hacerlos en el horno, siempre los hemos preparado en barbacoa... habrá que probar, digo yo! cualquier excusa es buena para comer calçots, romesco incluído! :D

    un besito

    Laura

    ResponderEliminar
  15. Que rica y sana receta que nos has preparado, tiene que estar buenísimos esos calcots con la salsa de romesco. Yo solo los he probado asados y me encanta.
    Un beso Paco.

    ResponderEliminar
  16. He escuchado hablar delicias de los famosos calcots, ahora se de que se trata. Cuando los probare? los vuestros tienen muy buena pinta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Muy ricos tus calcots, yo tengo la suerte de tener una sobrina catalana, y vamos están buenísimos me encantan y la romesco sin comentarios..
    Un saludo..

    ResponderEliminar
  18. Una delicia y esa salsa un pecado. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  19. La salsa romesco es deliciosa, una delicia con los calçots.Besicos.

    ResponderEliminar
  20. els calçots son boníssims, però sense una bona salsa... Es ben curiós com hi ha tantes versions de la salsa oi?, jo n'he tastat fins i tot amb conyac!, la teva és ben fidel a la tradició!, bon cap de setmana i gràcies per passar pel meu bloc.

    ResponderEliminar
  21. Que plato mas rico, me puedes decir en castellano que son calçots?Son puerros?Parece delicioso, y me gustaría prepararlos en casa.

    ResponderEliminar
  22. Me encantan los calçots pero sin una buena salsa no saben a nada y la tuya se ve riquisima!

    ResponderEliminar
  23. No he probado nunca los calçots, pero es que en mi tierra no se encuentran, y viendo la buena pinta me está entrando una envidia...
    Besines

    ResponderEliminar
  24. No conocía esas cebollitas pero en una parrillada de verduras y con esa salsa tienen que estar muy buenas. Un besito guapa.

    ResponderEliminar
  25. me encantan!!!a la brasa estan de vicio, que cosa mas rica.

    http://nitalegysucocina.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  26. Los calçots son una auténtica delicia. Yo no suelo hacerlos al horno porque dispongo de sitio para hacerlos al fuego, pero en casa están muy buenos hechos al horno. Y muy buena la salsa romesco!

    ResponderEliminar

Gracias por visitarnos y dedicarnos parte de tu tiempo con tus comentarios, nos encantaría saber tu opinión.